miércoles, 8 de junio de 2011

época colonial

 evangelización 

La "misión" era una práctica y una institución por la Iglesia católica desde siglos antes, que consistía en establecer una pequeña comunidad de cristianos en un país de no creyentes, con objeto de predicar el Evangelio y que los habitantes aceptaran el catolicismo. En la nueva España se usó como medio de evangelización y de denominación de los indios seminómadas; los religiosos franciscanos la habían ensayado, a mediados del siglo XVI, entre los chichimecas, nombre que daban los españoles a los indios seminómadas que habitaban al norte de Mesoamérica. El trabajo de los frailes fue eficaz y en menos de 50 años habían logrado reducir a la obediencia al gobierno español a los chichimecas que habitaban vastos territorios en los actuales estados de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas. Tan eficiente resultó el método misional que el gobierno español lo empleó, y casi siempre con éxito, durante toda la época colonial en la mayor parte de las provincias de la frontera norte de la Nueva España.
Vimos en el capítulo anterior los continuos fracasos de los españoles en su intento por dominar a los indios cahitas por medios militares. Así, en 1589 el entonces gobernador de Nueva Vizcaya, Rodrigo del Río Loza, decidió llevar a cabo la conquista de la provincia de Sinaloa por medio de la misión, para lo que solicitó al virrey y al superior provincial de la Compañía de Jesús que enviaran religiosos a evangelizar a los cahitas. La solicitud fue aceptada y el 6 de julio de 1591 llegaron a la villa de San Felipe y Santiago los religiosos Martín Pérez y Gonzalo de Tapia a iniciar esta tarea y, con ella, una nueva etapa en la historia de Sinaloa.
De las órdenes religiosas que en Nueva España se encargaron de la evangelización de los indígenas, la última en establecerse fue la Compañía de Jesús, a cuyos miembros se les llama jesuitas. Llegaron a la ciudad de México en 1572 para dedicarse a la educación de los jóvenes españoles, que fue su principal actividad en todo el territorio colonial. Pero también debían trabajar en la evangelización de los indios, por lo que aceptaron el llamado del gobernador Del Río Loza y vinieron a Sinaloa. Los jesuitas atendieron a varios grupos de misiones en territorios sinaloenses. El primero y más importante fue el llamado misión de Sinaloa, pero también fundaron otros grupos en la provincia de Durango para la evangelización de acaxees y xiximes, que al extenderse hacia el poniente ocuparon territorios de lo que hoy es el estado de Sinaloa. Estos grupos fueron el de Santa Cruz de Topia, San Andrés de Acaxees y misión de Xiximes, que se localizaron en la parte serrana de la entonces provincia de Culiacán. La historia de la misión de Sinaloa es singular por las circunstancias a que nos referiremos y de ella nos ocuparemos en primer término, para ver posteriormente las misiones de Culiacán.

Caída de México-Tenochtitlan


: 100.000
La caída de México-Tenochtitlan, la capital del Imperio Mexica, fue llevada a cabo mediante la
 unión de los conquistadores y facciones locales que odiaban a los aztecas, estas tribus de miles
 de soldados tlaxcaltecas anhelaban acabar con el imperio Mexica que los habia sometido y 
perseguido tantos siglos como por ejemplo con las Guerras Floridas que servian para capturar
 prisioneros para los sacrificios aztecas que a menudo iban acompañadas de prácticas caníbales.
 Estos otros imperios y tribus pequeñas se unieron a Hernán Cortés sin dudarlo. Muchas batallas
 existieron entre los ejércitos azteca y español, aquel compuesto mayoritariamente por indígenas.
El episodio final fue el sitio de México-Tenochtitlan, batalla final que marcó la caída de la civilización
 mexica y que marca el final de la primera etapa de la Conquista de México. Siendo la conquista de
 México parte de la colonización española de América.



Borbónicas'
Las 'Reformas Borbónicas' fueron los cambios introducidos por los monarcas de la dinastía borbónica de la Corona EspañolaFelipe VFernando VI y, especialmente Carlos III; durante el siglo XVIII, en materias económicas, políticas y administrativas, aplicadas en el territorio peninsular y en sus posesiones ultramarinas en América y las Filipinas.
Estas reformas de la dinastía borbónica estaban inspiradas en la Ilustración y, sobre todo, se enmarcan dentro del nuevo poder de las elites locales y aumentar el control directo de la burocracia imperial sobre la vida económica. Las reformas intentaron redefinir la relación entre España y sus colonias en beneficio de la península. Aunque la tributación aumentó, el éxito de las reformas fue limitado; es más, el descontento generado entre las elites criollas locales aceleró el proceso de emancipación por el que España perdió la mayor parte de sus posesiones americanas en las primeras décadas del siglo XIX.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada